Tévez: de Fuerte Apache al Mundo

 

I

Es cosa de no creerse
con su cara de primate:
Tevez, el jugador vate,
puso al ángulo el balón
y el rival, en la ocasión
fue a digerir aguacate.

II

¿Era la pata de dios?
¿Fue un querubín futbolero?
¿O son tendones de acero
que resisten las jugadas
cuando tira las patadas
para voltear al portero?

III

Un poco de cada cosa.
Un tercer gol increíble.
Conmovió hasta lo indecible
la genialidad del Mono
negro villero, un icono,
por su condición humilde.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.